sábado, 12 de marzo de 2011

¿QUIÉN DIJO QUE HAY CRISIS DE FE?


Funcionan más de 20 iglesias en nuestra ciudad. Solo 4 habilitadas.

Unas en enormes locales, otras en garajes, pero todas cuentan con numerosos fieles, en su mayoría captados de las capas más humildes de la ciudad.

Si concebimos la crisis de fe por la duda y el debilitamiento de las creencias religiosas, deberíamos reconocer que en los casarenses no existe crisis alguna de ese tipo, salvo en lo relacionado a la mudanza de una a otra inglesia por no encontrar las respuestas espirituales, y por qué no materiales, que busca el individuo al acercarse a Dios.

Y decimos que no se percibe crisis de fe alguna, en virtud de la proliferación de iglesias en el ámbito local, muchas con gran cantidad de creyentes que le demandan amplios espacios, y otras en la modestia de pequeños locales o garajes en los cuales van sumando adeptos, al punto de que en sus habituales reuniones los fieles escuchan desde afuera. Lo curioso es que habiendo una veintena de locales-templos, solo 4 han sido habilitadas en la comuna, requisito este indispensable a todo aquel que abre un comercio, oficina, taller o como en este caso un templo. Aunque parezca mentira no están habilitadas ni la Iglesia Católica, tampoco la Israelita y el llamado «Culto Evangélico», primitivas iglesias de nuestro medio.

¿SE NUTREN DE FIELES CATÓLICOS?

La proliferación de iglesias es un tema que se trata y ha tratado en diversos ámbitos periodísticos, con interpretaciones variadas, que van desde la confusión y crisis de fe en el catolicismo, a nuevas corrientes de pensamiento que cuestionan lo relativo a la fe y a la moral, cambiando algunas el concepto del pecado, en las que la oferta y las tentaciones, mediante el fomento del progresismo, mueven a la curiosidad y captan adeptos.

Es un fenómeno que se percibe en todas partes, del que no está exento Carlos Casares. Aquí funcionan repartidas en la geografía urbana local, unas 20 iglesias, subvencionadas en su mayoría por los mismos fieles, de los cuales los más humildes parecen los más permeables, los más fáciles de captar por esta verdadera multiplicación de cultos, cada uno con sus propias características.

DEBEN HABILITARSE

Por fundamentales razones de seguridad, especialmente todo comercio que involucra la asistencia de público, en el caso de las iglesias a veces muy numeroso, deben contar con la correspondiente habilitación municipal y rendir las condiciones exigidas para su funcionamiento. Por más que en las mismas se descuenta la presencia de Dios, lo que podría hacer presumir que están protegidas, siempre es preferible prevenir que curar...

IGLESIAS HABILITADAS

- Iglesia Evangélica (C. Borja y Arenales)

- Iglesia Evangélica Pentecostal Misionera (C. Borja 538)

- Iglesia Evangélica Santuario de Fe (RIvadavia y Las Heras)

- Iglesia El Evangelio de Jesucristo Pente (Bolivia 85)